El sector de la construcción y la promoción inmobiliaria se enfrenta, nuevamente, a un estado de incertidumbre provocado por las distintas situaciones que se están produciendo tanto a nivel internacional como a nivel nacional: La Guerra en Ucrania, la huelga del transporte, la falta de stock de materiales que venimos arrastrando desde el inicio de la crisis que produjo la pandemia, la subida de los precios de los materiales y una inflación disparada como no se recordaba desde los años 80.

Ante esto, nuestro bufete, que asesora a un número importante de promotores y constructores, trabaja desde la Comisión de Vivienda y Urbanismo de la CEOE, de la cual formamos parte actualmente, por buscar soluciones a esta difícil situación. Por ello, en cada ocasión que la Comisión nos congrega, canalizamos todas las reivindicaciones que nos trasmite el sector para que se traduzcan en medidas por parte del Gobierno.

En términos económicos, la vivienda tiene un techo en su precio que no siempre ni en todos los casos puede ser asumido por los promotores o constructores y/o, en último término, por los compradores. Por ello, quienes se enfrentan a una situación de este calibre, valorando y haciendo números para los próximos meses, se debaten entre iniciar sus proyectos o paralizar el inicio de las obras hasta que se clarifique el escenario real al que nos enfrentamos. 

En este contexto, el sector de la construcción y la promoción inmobiliaria se debate entre distintos escenarios: 

  • Continuar con el proyecto iniciado y ejecutar las promociones cuando el cliente ha hecho entrega de las reservas y primeros pagos. 
  • Devolver las cantidades entregadas a los clientes, en los supuestos en los que aun no se han iniciado las obras. 
  • Posponer la ejecución de proyectos, en aquellos casos en los cuales aún no se ha recibido ninguna cantidad por parte de clientes compradores, con la esperanza de que la situación mejore en los próximos meses. 

Sea cual sea, esta no es una decisión fácil de tomar ni para el promotor ni el constructor, a quienes en nuestro día a día asesoramos y ayudamos a tomar la mejor decisión en base a las circunstancias y características concretas de cada proyecto. 

Pese a todo, cabe destacar que el sector ha sabido superar una reciente crisis provocada por la pandemia mientras, prácticamente sin haberla abandonado, está asumiendo otro reto del cual estamos seguros que saldremos pronto.