Aunque las posibilidades de la criminología todavía son bastante desconocidas, un criminólogo tiene un amplio camino junto a los expertos del derecho en el ámbito jurídico, de hecho, aún queda mucho por dar a conocer en este plano sobre nuestra figura.

Principalmente, el lugar en el que siempre suelen ubicar a los criminólogos es en la línea policial, pero tenemos muchas vertientes que explotar y estamos aquí para crear un nuevo horizonte.

¿Qué puede aportar un criminólogo en un bufete de abogados?

Principalmente, como es lo más conocido, tratamos de elaborar informes criminológicos de casos concretos gracias a que la criminología es una ciencia disciplinar que nos deja tener una visión objetiva de un caso determinado en el que analizamos la vía penal, por ejemplo, y, dentro de la misma, coordinamos derecho, sociología, psicología, antropología, medicina forense, mediación, criminalística, psicología jurídica, etc… Esto es una prueba de que son muchos los aspectos que tratamos y que ayudan a construir un caso, permitiéndonos aportar lo más importante de cada rama y generando una acusación o una defensa mucho más clara y directa. Por ejemplo, en el momento de afrontar una declaración, ayudando a buscar los eximentes o atenuantes que no están contemplados, estudiando toda la investigación y realizando un informe o guía que englobe lo más importante y se deba tener en consideración.

¿Cuál es la relación entre el Derecho Penal y la Criminología?

Sencillo, si el derecho penal persigue el estudio legislativo y el derecho positivo del propio delito, un criminólogo complementaría el propio análisis de delito. En definitiva, la función de un criminólogo -en esta caso, mi función- es la de ayudar a los abogados dotándoles de una serie de facilidades o ideas sobre las líneas de investigación que pueden seguir o el curso que puede tomar un proceso, proporcionándole, además, las herramientas necesarias para un proceso completo con resultados positivos para su defensa.

Actualmente, en ciudades como Madrid, por ejemplo, están apostando por crear departamentos criminológicos en los bufetes de abogados debido a que no solo trabajamos en casos de agresiones u homicidios, como puede creer la mayoría, sino que trabajamos tanto en penal como civil, siempre que podamos acceder a todo lo necesario ya que tratamos el delito, la prevención y el tratamiento.

Otro punto que quisiera destacar antes de terminar es la ciberdelincuencia, una problemática que está en pleno crecimiento y ante la cual debemos crear un puente para poder ayudar a los ciudadanos a sentir que pueden recibir ayuda trabajando con diferentes corporaciones y a través de diferentes vías como puede ser la elaboración de perfiles.

Un criminólogo ama su labor por las personas y por la sociedad en sí y, aunque no estemos aún en auge como tal, tenemos un legado de conocimiento y cultura que enseñar al mundo. Valoremos lo que estamos consiguiendo y dejemos las puertas abiertas para crear nuevos caminos donde podamos trabajar nuevas maneras de ver el mundo.

Artículo escrito por Aixe Selahedin Almeida